iso-ca

MISIÓN

En TRIOMF Serveis i Construccions S.L. nuestra principal motivación es la satisfacción de nuestros clientes a través de unas fabricaciones de las más alta Calidad. Para ellos dirigimos nuestra actividad según nuestro Sistema de Gestión basado en l norma ISO 9001:2015, y para la gestión y fabricación de productos metálicos soldados, en base a la familia de normas EN 15085, aplicables al ferrocarril, pero cuya filosofía y buenas prácticas hacemos extensiva al resto de productos.

VISION

Nuestro principal objetivo es ser la empresa de referencia en nuestra área de actividad, siendo las claves para conseguirlo el conocimiento de las exigencias del mercado, la potenciación de un Sistema de Gestión de la Calidad racional, así como la estrecha colaboración con nuestros clientes, ofreciendo una respuesta rápida y eficaz.

Los VALORES alrededor de los cuales giran nuestros esfuerzos y que componen esta Política son:

La ORIENTACIÓN AL CLIENTE: Centrado nuestro esfuerzo en obtener su satisfacción y superando sus expectativas. Suministrando productos de Calidad.

El TRABAJO EN EQUIPO: La sinergia como fundamento para conseguir una meta común, compartiendo información y conocimientos, siendo eficaces y eficientes en la ejecución de los trabajos.

ÉTICA EMPRESARIAL: Profesionalidad, integridad moral, lealtad y confidencialidad, como pilares de nuestra conducta ética.

INNOVACIÓN: Fomentando la mejora continua y la rentabilidad con el objetivo de alcanzar la excelencia a nivel Técnica, de Producción y de Servicio.

El COMPROMISO de cumplir los requisitos de nuestros clientes, así como los legales y reglamentarios aplicables.

La FORMACIÓN, SENSIBILIZACIÓN, MOTIVACIÓN y EXPERIENCIA DE todo nuestro personal.

La CALIDAD: Mediante la implantación de un Sistema de Gestión basado en la mejora continua, que garantice un servicio de alto nivel.

Respeto al MEDIO AMBIENTE y al entorno mediante la mejora continua, previniendo la contaminación y optimizando los consumos de energías.

PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES: Como base de nuestras actividades laborales, utilizando igualmente la mejora continua en la prevención de los daños y deterioro de la salud.

RESPONSABILIDAD SOCIAL: Garantizar una actitud y comportamiento ético en nuestras actuaciones, e impulsar la implantación de la responsabilidad social corporativa, y la igualdad de oportunidades.

La Dirección de la empresa, consciente de que la actividad que desarrolla puede ocasionar daños a la seguridad y la salud de los trabajadores y de terceras personas que puedan permanecer en las instalaciones, ha determinado el desarrollo de un sistema de gestión de la prevención de riesgos laborales integrados en su actividad, conforme a los siguientes principios:

La salud y seguridad de los trabajadores contribuye a la ejecución de nuestra actividad empresarial, preservando y desarrollando los recursos físicos y humanos y reduciendo las pérdidas y responsabilidades legales que se derivan de la materialización de los riesgos laborales.

La actividad preventiva, se orientará a evitar los riesgos y a evaluar aquellos que no se hayan podido eliminar.

La determinación de las medidas preventivas, se efectuará intentando actuar sobre el origen de los riesgos y en su caso, anteponiendo la protección colectiva a la individual y considerará los riesgos adicionales que pudieran implicar y sólo podrán adoptarse cuando la magnitud de dichos riesgos, sea sustancialmente inferior a los que se pretende controlar y no existan alternativas más seguras.

La elección de los equipos y los métodos de trabajo y de producción, se efectuará con miras en particular a atenuar el trabajo, monótono y repetitivo y a reducir los efectos del mismo en la salud de los trabajadores.

La planificación de la prevención, buscará un conjunto coherente que integre la técnica, la organización del trabajo, las condiciones de trabajo, las relaciones sociales y la influencia de los factores ambientales en el trabajo.

Sólo los trabajadores que hayan recibido información suficiente, podrán acceder a una zona con riesgo grave y específico.

Antes de encomendar a un trabajador una tarea, se considerará su capacidad profesional en materia de seguridad y salud para poder desarrollarla.

Al evaluar la peligrosidad de los procesos, deberá analizarse las consecuencias que podrían ocasionar las posibles distracciones o imprudencias no temerarias que pudieran cometer los trabajadores al efectuarlas.

Se asegurará el cumplimiento indicado en la normativa de aplicación y se valorará en todo caso, los estándares de seguridad alcanzables conforme al nivel actual de la técnica.

Los trabajadores tienen derecho a participar activamente en cuestiones relacionadas con la prevención de riesgos en el trabajo, para lo que se dispondrán de los cauces representativos establecidos legalmente en el Capitulo V de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.